Aquis submersus y otras novelas cortas - Storm, T.

$1.050,00
Compartir

Aquis submersus y otras novelas cortas
Storm, T.
Traducción, introducción y notas: Miguel Vedda
Año de edición: 2011
Páginas: 160
ISBN 978-987-1444-16-8

Representante eminente del "realismo poético" alemán, Theodor Storm es uno de los pocos autores alemanes de la segunda mitad del siglo XIX que consiguieron rebasar los límites de su época y su lengua de origen para proyectarse a la literatura mundial. Al margen de su concentración en la pequeña comunidad preindustrial, Storm pudo configurar en sus narraciones problemas que mantienen una inagotada vigencia, y esto es válido ante todo, para la obra tardía, a la que pertenecen las obras que aquí se ofrecen.
En "Afuera, en la aldea del brezal" (1872), Storm recrea rasgos característicos de la literatura policial en su variante específicamente alemana, acercándose a ella y, en ocasiones, estableciendo una coincidencia casi plena con el género popular. En "Aquis submersus" (1876), que ha sido recurrentemente celebrada como una de las novelas cortas más destacadas de Storm y de la literatura alemana en general, la acción narrativa se aleja del contexto contemporáneo para proyectarse a un pasado distante –el siglo XVII–, pero que muestra ostensibles vínculos con la Alemania de la segunda mitad del siglo XIX. Finalmente, con su breve obra maestra "En la cervecería" (1879), Storm vuelve a apoyarse en el modelo policial para configurar los rasgos de una incipiente sociedad de masas que, despojada de los parámetros éticos tradicionales, se deja guiar por la intolerancia y el prejuicio, que frecuentemente la conducen a la violencia colectiva.
Si en toda su obra narrativa podemos ver en Storm al autor consciente de su oficio y obsesionado por el perfeccionismo, al que Gottfried Keller pudo definir como un "silencioso orfebre" y un "trabajador que realiza filigranas en plata", las últimas narraciones muestran una inusitada sutileza, y permiten justificar la afirmación de Storm según la cual el género novela corta, a raíz de su condensación e intensidad, es "la hermana del drama, y la forma más rigurosa de la prosa".